Mi llegada a la Acuarela

MI LLEGADA A LA ACUARELA
Mi llegada a la Acuarela fue como si en algún momento me hubiese bajado de un tren y la hubiese encontrado allí de pronto. Nuestro encuentro tuvo mucho de casual. Desde entonces creo que existe la buena suerte. Los astros debieron alinearse ese día en el que decidí apuntarme en uno de esos Encuentros que organiza la Agrupación de Acuarelistas de Andalucía. Sin saber como me ví en medio de una Plaza pintando. Sintiendo cada soplo de aire a mi alrededor como si fuese un sólido y oyendo lejanos ruidos de gentes al pasar. El agua en mi cuadro parecía estar viva. Las cosas allí cambiaban a su gusto sin control. Acostumbrado a la inmobilidad del oleo, llegué a hablar en voz alta a pesar de estar solo. Mi concertación era el producto de un sin fin de pensamientos a los que no podía poner freno. Estaba entonces viajando en ese imaginario tren que iba a toda velocidad y sin freno. Al final, me fui rindiendo a la evidencia. Mi primera Acuarela como obra pictórica era catastrófica. Conforme aceptaba esta realidad, el tren se fue parando hasta llegar a una estación llamada LA ACUARELA. Al bajar, una vez en el andén pude leer un rótulo que alertaba: A partir de ahora, pintar un cuadro no será un acto placentero y relajante sino todo lo contrario. Una lucha con elementos cambiantes y un apasionante viaje a tu interior.
... y aquí sigo, desde entonces, atado a ese viaje...
Luis Lomelino. Acuarelista.



PRIMER MILENIO DEL REINO DE GRANADA

Pasear por Granada es un ejercicio para el cuerpo y para el  alma. Pintando este paraje en uno de los lados de la Alhambra varias personas se acercaron a contarme historias de otros tiempos, de como se vivía allí y del estado semi salvaje de aquel rincón hacía no mas de cincuenta años.
Pude entonces ver que la ciudad de Granada es para los granadinos parte de sí mismos.

La verdad es que aquella mañana pintando, me reconcilié con la Humanidad una vez mas. Al tiempo que mi  acuarela iba terminándose y empezaba a digerir su realidad, y pensando en aquellas historias de los vecinos, volví a comprender que había cosas importantes en las que quizás no siempre pienso...


CERTAMEN NACIONAL DE ACUARELA EN CÓRDOBA


Muchas cosas podría destacar de mi participación en el Encuentro y Certamen de Córdoba. Pintar al aire libre es siempre una vivencia inolvidable. Sentir el paisaje y respirar comprendiendo lo que está delante de tu vista... pero en esta ocasión tuve la suerte de compartir en el mismo paraje con Blanca Besabe. Es un espectáculo verla pintar con esa libertad y soltura. Pero no lo es menos su conversación y razonamiento que me anima a seguir buscando la eterna acuarela que nunca llega...






VIAJE A ALEMANIA.


Nunca hasta ir a Alemania, a Rhupolding, había visto tanta nieve. Tanto blanco, tanta luz tamizada, azulada y gris. Y entre la monumentalidad de los paisajes montañosos una casa en medio de un blanco nevado...pues si, el paraíso para un acuarelista.

Acuarela de pequeño formato en Rhupolding.


Desde la ventana del comedor.

Hallstat

Paisaje nevado

CHIPIONA DESDE EL CORAZÓN

La patria es la infancia.

 Los paisajes que ví desde niño, los olores a corral en la bajamar cuando queda la arena salpicada  de algas. Las olas rompiendo contra la glorieta de la Cruz del mar. La casa imponente con el agua a los pies y la monumental puesta de sol. La ensoñación viendo el faro en su infinito girar esperando otra ráfaga imaginando como se orientarían los barcos al verlo. Ir a la marea con mi sable a excrutar las piedras en alegres mañanas de verano. Recordar a mi abuela contándome que la playa de Chipiona tenía mucho yodo...

Luis Lomelino pintando en Chipiona.
El corral Longueras

Playa de la Cruz del mar.

Calita de las Canteras.


ENCUENTRO EN TETUAN. PREMIO BERTUCHI DE ACUARELA


Hemos celebrado el Encuentro en Tetuan. Ha significado el reencuentro con grandes amigos y enormes artistas como Mohamed Chuillaj, compañero de clase en la facultad de Bellas Artes y los profesores de acuarela Mustafa Ben Lamhar y Mohamed Jamati. Tres días intensos en los que se han sucedido sesiones de pintura, una conferencias sobre Mariano Bertuchi, homenaje al acuarelista Lucas Prado recientemente fallecido, exposiciones, clase magistral por parte del profesor Mustafa y el desarrollo y el fallo del premio Bertuchi de Acuarela















Reencuentro con mi compañero de la Facultad de Bellas Artes Mohamed Chuillaj.
El destino en este encuentro me tenía reservado la alegría de volver a compartir con "el moha" como le conocíamos cuando estudiábamos juntos pintura en Sevilla.



El profesor Mustafa Ben Lamar dió una clase magistral de Acuarela. En ella destacó el carácter sentimental que debía prevalecer a la hora de pintar una Acuarela. Dejando libre la expresividad interior y siendo el motivo del cuadro una excusa argumental de la obra.


Las experiencia mas importante para mí en estos días ha sido la convivencia con los estudiantes de la Escuela de Artes de Tetuan. Como profesor, me ha impresionado mucho su interés por aprender y la calidad de muchas de sus obras. Su cariñosa acogida y hospitalidad. Y la admiración y respeto hacia su profesor de pintura.






X ENCUENTRO ANDALUZ DE ACUARELA EN CAPILEIRA



Inolvidable encuentro de pintores acuarelistas en Capileira (Granada). Frente a monumentales paisajes montañosos y olores a Sierra Nevada, pusimos sobre el papel algo mas que lo veían nuestros ojos. Y sobre todo, la alegría de reencontrarnos pintando, haciendo lo que mas nos gusta...